sábado, 15 de agosto de 2015

V i d a P r i v a d a


 Contar todo, o contar lo importante, es dejar de ser invisible y mostrarse al público con todo el bagaje, dejarse desnudo y vulnerable, perder el control y el mando de su propia vida, dar gratuitamente información a gente que no lo ha ganado, regalar cotilleo y vida, halagar el próximo, hacerle partícipe y testimonio de tu propia debilidad, de tus miedos y casi siempre de tu inestabilidad e inconstancia. Quitar el punto sorpresa de tu existencia. Dejar antever el teatro que es la vida sin que nadie haya leído la trama, adelantar el desenlace. Y esto es posible porque las Palabras son Diosas. Son poderosas armas. Hablar es culminar, es Ser, es dejar de Ser cuando piensas y sientes algo y dices lo contrario. Es subestimar el poder del lenguaje corporal, de la expresividad facial, de la belleza de los movimientos. Así que esto se trata del Elogio al Silencio. Elogio a la expresividad corporal y a la mímica, al auto control mental, a la meditación, al misterio, a la singularidad, a la imaginación! Ser sencillo manteniendo el silencio, comunicándose con los gestos, los labios los ojos, el cuerpo y su balanceo, creyendo en eso. Ser sereno y calmo, como las aguas tranquilas, transparente y invisible, cercano sin disolverse, manteniendo la magia y el misterio. 


  Mimar nuestra alma es guardar la vida privada en una caja fuerte, la cual sale paulatinamente, dependiendo de la voluntad, no de la desesperación ni del miedo. 

viernes, 14 de agosto de 2015

Cultural appropriation






"Cultural appropriation is when somebody adopts aspects of a culture that’s not their own. It refers to a particular power dynamic in which members of a dominant culture take elements from a culture of people who have been systematically oppressed by that dominant group". More here

.:.

jueves, 6 de agosto de 2015



  Manifestum

Ese orden establecido
No quiero, no necesito
esa paz, esa serenidad,
esa felicidad ni ese bienestar estándar,
la normal de la campana de Gauss.
No quiero colocar
Ni que me coloquen.
Quiero disentir, diferir,
asentir para luego disolver.
Equivocarme, recorrer el
camino largo, no quiero
atajos emocionales.
El equilibrio, la sensatez,
La coherencia incoherente
de los demás, la maldigo.
Necesito mi tormento
mi malestar, mis fantasías,
mis normas, las necesito.
Disecar mi vida,
Interpretarla y volver a escribirla.
Caer y remontar.
Contar y que me cuenten.
Me aburre
que me inventen, que me digan
como soy, como pienso, lo que siento.
Las comas las pongo yo, donde me dé la gana.
Engañar
Dejad que me engañe,
a no ser que os lo pida.
“Vão para o diabo sem mim,
Ou deixem-me ir sozinho para o diabo!
Para que havemos de ir juntos?”
No me controlen.
No quiero que me controlen.
El mundo perfecto no existe
y si existe,
cual aburrimiento.
El equilibrio, las aguas calmas donde
todo  es tranquilo
leve y sereno,
es utopía.
La impotencia es mi alimento
La contradicción es mi combustible.
Cuando dios se murió,
nació en mí la inutilidad
y el absurdo de la vida.
La inutilidad de la existencia
la vi clara como la muerte. Y supe
que no quiero buscar incesantemente la felicidad.
Eso es no-existencia, casi.
Siempre, no-siempre.
El sufrimiento me acompañará,
ahí adonde vaya. Un sentimiento en paz conmigo misma.
Y no lo niego.
Y es parte de mí
mi tormento y yo.
Tenho preguiça do mundo.
Náuseas
De los que me pegan con las palabras
De hipócritas que me cuentan cómo tiene que ser la vida.
De quejicas que tienen estilo para contarlo.
De mendigos de la irreverencia.
Los y las que plagian la verdad. Las  verdades.
De la certeza, de lo absoluto.
De lo blanco
Del gris.
De la que no está.
Náuseas del deber ser
del tener que ser.
De los que meditamos
en nuestro propio
ego.

Su Sun.

miércoles, 20 de mayo de 2015

Una pesadilla de tutora (de Medicina de Familia y Comunitaria)

 Escucho las llaves en la puerta y alguien entra. Cierra la puerta con fuerza y saluda con vehemencia. “Hola, hola, ya estás aquí! Muy bien, tempranera!” El aire se viste con colonia fuerte, trae un ropaje de colores calientes, florido, muy apretado al cuerpo de caderas anchas; su rostro bronceado con el maquillaje, los labios de color granate y el pelo rubio planchado rematan unas arrugas que delatan una sonrisa forzada. Mantiene los gemelos tiesos en unos tacones de 8 cm sin parar de moverse de acá para allá. Posa el bolso en el perchero de la consulta y lanza al aire su llavero que orgullosamente exhibe la bandera nacional.

Finalmente se sienta a mi lado, tras enlazar varias preguntas sin un respiro. Habla alto con una voz gruesa y descontrolada. Me dice “Me pongo yo con el ordenador que hoy tengo que irme a las 13h”, “Cógete esa silla y ponte a mi lado, sales luego a explorarles[1]”

Son las ocho y media de la mañana y salgo a nombrar, por orden de citación.

Vamos viendo un paciente tras otro, algunos en escasos dos minutos, consultas variadas con respuestas variadas. Entre la indignación y el escarnio, grita a los pacientes, les mete prisa, con unos es paternalista, con otros – los bien vestidos - es sumamente cordial y servicial. Sale un paciente, se  burla de forma grotesca, le pone a parir, entra otro, vuelve a poner una mueca de sonrisa con pinzas. Suelta frases bochornosas a los usuarios como “aquí no hacemos ecos, vete a la privada”, “si no sabes hablal pala qué vienes a la consulta, homble”, “te voy a dar el numero de una amiga mía, es de una iglesia del barrio, y te va a ayudar para tener a tu hijo, ya verás que puedes”.

Marcan las 11h. Toca descanso. Salta de la silla y me menea para que bajemos al café. Rompe por el pasillo, y con voz potente grita “tenéis que esperar que vamos a un domicilio”.

Pido un café para llevar y subo de nuevo a la consulta para adelantarla. Ella se queda tomando un café-largo con un visitador médico que le tiene que sugerir unas cuantas drogas de marca para prescribir, y el itinerario previsto para el próximo congreso a Canarias de Medicina de Familia.

Vuelve. Los pasos toc toc toc, entra y el aire vuelve a cargarse.


 Relato de un personaje para un ejercicio de un taller de escritura online, en Campus Relatoras. Termina siendo un relato-denuncia (escasamente editado) de recuerdos aislados de la misma personaje.


martes, 10 de febrero de 2015

Um poema para uma menina que vive comigo.






























"No one is going to give you the education you need to overthrow them".  
                                                                                   Assata Shakur

De forma que, o melhor que posso esperar dos meus filhos é que se libertem da minha autoridade. 

.:.

lunes, 5 de enero de 2015

En esta isla del mundo que habito...






































"I am truly free only when all human beings, men and women, are equally free. The freedom of other men, far from negating or limiting my freedom, is on the contrary, its necessary premise and confirmation."
                                                                                
                                            Mikhail Bakunin


.:.

martes, 8 de abril de 2014



  Gosto de viajar sozinha. Aí é quando realmente observas, escutas, sentes, cheiras. Não há ninguém ao lado que te interrompa. Fui a Grécia. Encontrei casualidades, gentes, medos, mais gente, estranhos que deixaram de sê-lo no instante seguinte. Sentei-me durante horas nas praças, nas ruelas, buscando atardeceres sem máquinas disparando loucamente, pedi boleia, dormi sozinha numa praia deserta olhando o céu estrelado, meditando com o crochet na mão, em cafés, con frappes, sorrindo aos viandantes, fingindo ser parte daí, sentir-se parte de aí e de nenhum sítio.  Inventar-me um nome, um ofício, uma história nova para contar. Escrever no livro, tentar relatar, desenhar,  reencontrar estranhos, compartilhar uma conversa qualquer. Viajar e fotografar cantinhos, sombras, gestos, ferrugem, paredes, portas, caminhos; dizem muito do lugar. 

 E sem mais rodeios, Fernando Pessoa...


"Viajar? Para viajar basta existir.
 Viajar? Para viajar basta existir. Vou de dia para dia, como de estação para estação, no comboio do meu corpo, ou do meu destino, debruçado sobre as ruas e as praças, sobre os gestos e os rostos, sempre iguais e sempre diferentes, como, afinal, as paisagens são. Se imagino, vejo. Que mais faço eu se viajo? Só a 
fraqueza extrema da imaginação justifica que se tenha que deslocar para sentir.
«Qualquer estrada, esta mesma estrada de Entepfuhl, te
 levará até ao fim do mundo.» Mas o fim do mundo, desde que o mundo se consumou dando-lhe a volta, é o mesmo Entepfuhl de onde se partiu. Na realidade, o fim do mundo, como o princípio, é o nosso conceito do mundo. É em nós que as paisagens têm paisagem. Por isso, se as imagino, as crio; se as crio, são; se são, vejo-as como às outras. Para quê viajar? Em Madrid, em Berlim, na Pérsia, na China, nos Pólos ambos, onde estaria eu senão em mim mesmo, e no tipo e género das minhas sensações?

A vida é o que fazemos dela. As viagens são os viajantes. O que vemos, não é o que vemos, senão o que somos."

Bernado Soares, O Livro do Desassossego.



cortinas ao vento

formas ao mar




pinturas do sol


casa da Ioulia

martes, 4 de febrero de 2014

Duendinhos.










 O mais importante não é como nem quando, é fazer. E ponto.
  Mas a importância, realmente, não é importante. 


.:.